Consumo de complementos nutricionales adulterados afectaría la salud de las personas

dpl_laboratory

 

  • Productos de dudosa procedencia son ofrecidos a través de las redes sociales y no cuentan con Registro Sanitario.
  • Consumo indiscriminado puede causar serios problemas a la salud de los consumidores por no cumplir con el valor proteico recomendado.

 

La adulteración de productos en general es un grave problema que se observa en todos los mercados donde la sociedad,  empresa y el usuario son los máximos perjudicados, y el Perú no es ajeno a ello. Las principales marcas del mercado son blanco de personas inescrupulosas que falsifican o adulteran productos como los complementos nutricionales, los cuales son fórmulas elaboradas para contribuir en mejorar nuestra alimentación y por ende, mantenernos saludables.

 

Josué Yale, Director Técnico de Lab Nutrition, empresa líder en complementos nutricionales para la salud y el deporte, señala: “las consecuencias de consumir un producto adulterado van a depender de qué sustancia se ha añadido al complemento nutricional. Existen casos muy comunes de adulteración como con los “Whey Protein”, en estos productos el ingrediente principal es la proteína de suero de leche, este ingrediente es el “blanco” para adulterar el producto, siendo remplazado, en el mejor de los casos, con leche en polvo, maicena y/o maltodextrina donde la consecuencia es no llegar al valor proteico que se espera y por el cual se pagó.  También se ha presentado casos donde se añaden harina de papa contaminada, la cual puede llevar al consumidor a sufrir infecciones gastrointestinales severas”.

 

Por esta razón, Josué Yale nos brinda algunas recomendaciones para identificar cuando un producto nutricional es adulterado y/o falsificado:

 

  • Dónde comprar

Lo primero a tomar en cuenta es dónde comprar el producto. En Perú se comercializan complementos nutricionales tanto en puntos físicos (tiendas) como a través de plataformas digitales como páginas webs o las redes sociales. La oferta es de tal magnitud que se promocionan especialmente en Facebook sin ningún cuidado y sin saber quién realmente los comercializa, pues no evidencian la procedencia de los productos, ofreciendo complementos a costos muy por debajo del mercado; además de no contar con la autorización sanitaria otorgada por las entidades de salud, por tanto no se garantiza que sea un producto seguro. Lo mejor es adquirir productos en tiendas y establecimientos autorizados y si es por la plataforma digital, deben ser empresas que brinden garantía (e-commerce), pues cumplen los requerimientos como el registro sanitario, almacenamiento y transporte ideal para mantener la calidad del producto.

 

  • Las etiquetas

Las etiquetas de los productos nutricionales son elaboradas por el fabricante, por lo tanto un producto falsificado evidencia una etiqueta con errores en color, diseño y calidad. El precinto de seguridad es otro punto a considerar, un producto adulterado no cuenta con estos,  o en el peor de los casos, se observa un sobre pegado del mismo. Toda etiqueta debe contar con su Registro Sanitario autorizado que es proporcionado a cada empresa por las autoridades de salud (DIGESA-DIGEMID) y contiene los datos correspondientes del titular del registro sanitario.

 

  • El contenido

En cuanto al contenido, los productos nutricionales falsificados o adulterados en polvo, tienen problemas en disolverse en agua. Esto es tan evidente porque se forman grumos y se sedimentan sin llegar a disolverse.  Cuando se adultera un producto nutricional el sabor, color, textura y aroma ya no son los mismos, y esto se debe a que se añaden ingredientes desconocidos para aumentar el volumen del producto. El sabor, la textura y el color varían de toma en toma debido a que la homogenización del polvo no se realizó. El aroma se debilita o se combina con otros aromas de las sustancias que fueron agregadas maliciosamente al producto.

 

  • Lote

El número de lote es un dato que proviene desde la planta de fabricación, es como la partida de nacimiento del producto, el cual nos ayuda a identificar si el producto nutricional se fabricó en una planta autorizada o no.

 

Por último, el Director Técnico de Lab Nutrition recomienda: “Si llegamos a sospechar que un producto ha sido adulterado y/o falsificando, debemos evitar su consumo y hacer el reclamo correspondiente en el punto de venta. Si no tiene respuesta que garantice que el producto no es adulterado o falsificado, puede presentar su denuncia ante el Indecopi o al Ministerio Público”.